Fiscalidad de las criptomonedas

En el momento actual, no existe marco regulatorio en España (y en la práctica mayoría de paises del mundo) acerca del tratamiento fiscal/laboral de las criptomonedas. Existe, eso sí un interés creciente en el plano político, a nivel internacional, sobre este asunto. Ello tiene un signicado muy positivo acerca del futuro de las criptomonedas, ya que sólo pierde valor aquello a lo que se ignora. Y este no parece precisamente el caso. Por ello creo que las criptomonedas están llamadas al éxito, a pesar de los vaivenes de la cotización de las mismas, que son más resultado del tira ya floja propio de los mercados, que de una falta de interés generalizada.

Asimismo otra de las preocupaciones de los Estados es acerca de cómo el sector bancario encaja/está encajando/encajará la presencia de estos medios de pago y activos económicos. Evidentemente, los poderes políticos no van a ignorar la preocupación de la fuerza bancaria y tratarán de defender este importante estamento de la economía del mundo actual. Por tanto todo apunta a que la coexistencia bancos-criptomonedas será necesaria. Otras voces más osadas piensan que incluso las criptomonedas serán las únicas divisas del mundo, dentro de apenas 15 a 20 años.

Puede encontrarse noticias acerca del movimiento de estas ideas en prensa online especializada sobre criptomonedas como:

Como ciudadano de a pie, me pregunto cómo deberé tributar mis ganancias, bien por trading en los mercados de criptomoneda, bien por minería. Dos nuevos modelos retributivos vienen a mi mente:

  • Inversor de criptomonedas: ¿Cómo deberán declararse en un futuro este tipo de ganancias? ¿Tendrán un tratamiento fiscal favorable? ¿Será reconocida la figura del “trader” de criptomonedas?
  • Minero de criptomonedas: Esta es sin duda una profesión emergente, tanto en las facetas de explotar la capacidad de computo de un hardware especial, como en la faceta de facilitar las pools de minería o vender capacidad de cómputo en la red. Como profesión reconocida, ¿qué gastos serán susceptibles de ser declarables? ¿Existirá tratamiento fiscal si se consumen energías limpias para la minería?

Son muchas las preguntas a responder.  Y aún estamos muy el principio del sendero. Las criptomonedas han aparecido con fuerza y ahora debemos aprender a convivir con ellas. Mientras tanto, puedes contar con el asesoramiento de profesionales de la gestión económica y legal de empresas como Pérez Parras Economistas y abogados. Ellos pueden orientarte no sólo en este, sino en cualquier otro aspecto sobre la legislación de las tecnologías.

Por el momento mi postura personal, en espera de marco legal regulado, será la de declarar fiscalmente los beneficios en moneda corriente (en mi caso euros), que se produzcan como consecuencia del balance de ingresos menos gastos, cuando estos ingresos se obtengan por conversión de criptomoneda en moneda corriente. Creo que es lo más razonable y justo.

Si te ha gustado este artículo, y si quieres y te apetece, puedes dejar un comentario. Muchas gracias por tu tiempo y leer este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *